top of page

Rafael Guastavino Moreno: El Valenciano que Conquistó Nueva York con Baldosas y Encanto


Rafael Guastavino en Valencia

Recorriendo Valencia con la APP de https://www.spain-walkingtours.com , nos encontramos con la estatua de un arquitecto genial y todavía muy desconocido. El valenciano Rafael Guastavino Moreno que llevó su innovación arquitectónica al corazón de la Gran Manzana.


Nacido en Valencia el 1 de marzo de 1842, este apasionado maestro de obras no solo dejó su huella en la arquitectura, sino que también llevó consigo a Nueva York un toque de la cálida y vibrante cultura valenciana.


Desde su infancia, Guastavino creció entre las sombras de la majestuosa catedral de Valencia y, coincidentemente, durante la restauración cercana de la Lonja de la Seda. Esta experiencia temprana puede haber encendido la chispa de su futura carrera, fascinándose con los elementos constructivos que le rodeaban.


Después de pasar por la escuela de maestros de obras en Barcelona, Guastavino cruzó el Atlántico en 1881 con su ingenio y poco más bajo el brazo, rumbo a la tierra de las oportunidades: América.


Ah, pero la vida de Guastavino no era solo sobre arcos y bóvedas; también tenía su dosis de dramatismo personal, sus romances y una vida irregular añadían un toque de telenovela a su historia. Casado primero con Pilar Expósito, que lo abandonó y emigró a Argentina con sus tres hijos, mientras Guastavino se enamoraba de Paulina Roig, con quien tuvo otro hijo. ¡Un melodrama digno de Broadway!


Pero, dejando a un lado los asuntos del corazón, Guastavino se destacó en el mundo de la arquitectura. Su Guastavino system, patentado en 1885, se convirtió en el alma de más de 360 edificaciones en Nueva York, incluyendo íconos como Grand Central Terminal, o el Museo Americano de Historia Natural.


Aunque empezó con algunos tropiezos, incluyendo una bancarrota durante el pánico de 1884, este valenciano resiliente superó las adversidades y dejó una marca indeleble en la ciudad que nunca duerme.


La inventiva de Guastavino se basaba en su sistema de bóvedas de baldosas, una técnica de la tradición mediterránea española. ¡Imaginen un valenciano en Nueva York construyendo una bóveda y prendiéndole fuego para demostrar su resistencia! , pura pasión valenciana.


The New York Times lo llamó el "arquitecto de Nueva York", un título que resonaría con cualquier valenciano que aprecie la audacia y el ingenio de uno de los suyos.


En resumen, Rafael Guastavino Moreno fue más que un arquitecto; fue un valenciano audaz que conquistó Nueva York con baldosas, amoríos y una chispa de la cultura mediterránea.

26 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page